info mision

V DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

Pautas para Reflexionar, Orar y Compartir el Evangelio del Domingo

marcos 1 29-39

Texto Bíblico: Marcos 1, 29-39 «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.»

Introducción: Algunos pasos a tener presente:

  • Comenzar con un momento de oración para disponer cuerpo, mente y corazón a la acción del Espíritu Santo
  • Leer cuidadosa y amorosamente el texto Bíblico
  • En lo posible seguir los pasos indicados
  • Escribir lo que retenemos importante
  • Terminar con una oración que surja del encuentro con el Señor a partir del texto Bíblico
  • Buscar un espacio para compartir con la comunidad

  1. Lectura del texto de la vida
  • ¿Cómo ha trascurrido este primer mes del año 2018? Que te llama la atención de los acontecimientos que han marcado nuestro mundo este inicio de año? ¿Desde donde los lees y como los valoras?
  1. Leer y estudiar el texto Bíblico para conocer a Quien queremos Amar y Anunciar
  • ¿Cómo viene presentado según Marcos en este texto, un día misionero de la vida de Jesús? ¿Qué aspectos te llaman fuertemente la atención?
  •  ¿Qué gestos hacer Jesús en la curación de la suegra de Pedro y como interpretas el hecho que la una vez curada se pone a servirles?
  • ¿Cómo valoras los desplazamientos que hace Jesús: De la sinagoga a la casa de una familia; del encuentro con muchas personas al encuentro con el Padre Dios; de la fuerte y agitada actividad misionera a la soledad, y serenidad de la oración en lugar solitario?
  • ¿Qué conoces del secreto Mesiánico en san Marcos? (no dejaba hablar a los demonios) ¿Cuál es su significado?
  • ¿Por qué Jesús se resiste a quedarse allí donde la gente lo busca y lo quiere?
  • ¿Qué refleja esta presencia masiva de enfermos buscando a Jesús, según el evangelio de Marcos y más precisamente en este texto?
  1. Dejar que la Persona de Jesús ilumine mi vida.
  • ¿Cómo transcurre un día en mi vida? ¿Dónde voy, a quien busco, a qué le doy prioridad en mi agenda?
  • ¿Cuáles son los lugares ordinarios donde ejercito mi acción misionera? Esos lugares ¿permiten a la gente encontrarse más fácilmente con Jesús sanador y liberador?
  • Mi relación con la gente, ¿crea dependencia o es generadora de servicio?
  • ¿Me gusta ser protagonista en mis actuaciones o dejo que Dios lo sea?
  • ¿Tiene valor la quietud, el silencio, la soledad orante en mi diario vivir misionero? ¿Se detenerme después de mi vida agitada para en encuentro sereno y silencioso con el Señor de la Misión?
  • ¿Cómo Jesús, tengo esa tensión hacia la salida permanente o me ata la acogida y el buen éxito de mis acciones donde vivo?¿Cómo parece en mi acción misionera el curar enfermos y echar demonios?

  1. El encuentro con Jesús provoca una nueva re-orientación de mi vida
  • ¿Que puedo reorientar en mis jornadas de vida misionera para que aparezcan esos aspectos típicos de la vida de Jesús y que me ayuden a cualificar mi vida de discípulo y de misionero?

  1. ¿Qué me gustaría expresarle al Señor, fruto de este encuentro con Él ?

“¡Ah, la Escritura! ¡Más la leemos, más se estudia, más uno la ama y la disfruta!” (Beato José Allamano)

P. Armando Olaya IMC

Comentarios a las lecturas del día 04 de febrero

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>