info mision

portadafecePageai

La presencia del IMC en Colombia remonta al siglo XX. Los primeros misioneros de la Consolata llegaron a Colombia el 12 de diciembre de 1947. Su objetivo era la Animación Misionera Vocacional, ello con el fin de cultivar vocaciones sacerdotales. Pero con el paso del tiempo, se vio el IMC en la necesidad de comprometerse con otros frentes evangelizadores, como el acompañamiento humano y espiritual de la iglesia local. Actualmente los Misioneros de la Consolata trabajan en el Cauca, Antioquia, Valle del Cauca, Caldas, Caquetá, Cundinamarca y Putumayo.

Los Misioneros de la Consolata llegaron al Ecuador en 1987. La primera presencia se dio en Riobamba, Chimborazo, entre los indígenas quechua, misión que tiempos después se amplió con la apertura de una presencia en Guayaquil y en el Vicariato de San Miguel de Sucumbíos.

Al Perú el IMC llegó en el año 2011, motivado entre otros, por la necesidad de adelantar acciones misioneras con tinte panamazónico. Habrá que registrar que constituye plato fuerte de la misión del IMC en Colombia, Perú y Ecuador la ecología, la Animación Misionera, Juvenil y Vocacional, el trabajo con los campesinos y las minorías étnicas, y el servicio al Instituto y a la Iglesia Local.