info mision

PROYECTO “SEMILLERO DE PAZ” (CARTAGENA DEL CHAIRÁ – CAQUETÁ)

“La paz es la plenitud ocasionada por una relación correcta consigo mismo, con otras personas, con otras culturas, con otras vidas, con la tierra y con la totalidad de la que formamos parte”.  (Comisión de la Tierra – UNESCO)

 Es un concepto dinámico que nos invita a afrontar y resolver los conflictos de manera no violenta, e igualmente, a trabajar de manera constante por lograr una relación en equilibrio con nosotros mismos, los demás y la naturaleza” (Johan Galtung)

______________________________________

1) HIMNO: Que canten los niños  (interprete: José Luis Perales)

 –

Que canten los niños, que alcen la voz,  que hagan al mundo escuchar; que unan sus voces y lleguen al sol;  en ellos está la verdad. Que canten los niños que viven en paz y aquellos que sufren dolor;  que canten por esos que no cantarán porque han apagado su voz…

 –

“Yo canto para que me dejen vivir”.

“Yo canto para que sonría mamá”.

“Yo canto por que sea el cielo azul”.

“Y yo para que no me ensucien el mar”.

“Yo canto para los que no tienen pan”.

“Yo canto para que respeten la flor”.

“Yo canto porque el mundo sea feliz”.

“Yo canto para no escuchar el cañón”.

 –

“Yo canto por que sea verde el jardín”.

“Y yo para que no me apaguen el sol”.

“Yo canto por el que no sabe escribir”.

“Y yo por el que escribe versos de amor”.

“Yo canto para que se escuche mi voz”.

“Y yo para ver si les hago pensar”.

“Yo canto porque quiero un mundo feliz”.

“Y yo por si alguien me quiere escuchar”.

__________________________________

 2) INSPIRACIONES BÍBLICAS:

 

Parábola del sembrador

1 Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. 2 Se reunió junto a él una gran multitud, así que él subió a una barca y se sentó, mientras la multitud estaba de pie en la orilla. 3 Les explicó muchas cosas con parábolas:  — Salió un sembrador a sembrar. 4 Al sembrar, unas semillas cayeron junto al camino, vinieron las aves y se las comieron. 5 Otras cayeron en terreno pedregoso con poca tierra. Al faltarles profundidad brotaron enseguida; 6 pero, al salir el sol se marchitaron, y como no tenían raíces se secaron. 7 Otras cayeron entre espinos: crecieron los espinos y las ahogaron. 8 Otras cayeron en tierra fértil y dieron fruto: Bunas cien, otras sesenta, otras treinta. 9 El que tenga oídos que escuche.

Parábola de la semilla de mostaza

31 Les contó otra parábola: —El reino de los cielos se parece a una semilla de mostaza que un hombre toma y siembra en su campo. 32 Es más pequeña que las demás semillas; pero, cuando crece es más alta que otras hortalizas; se hace un árbol, vienen las aves del cielo y anidan en sus ramas.

Dios es un sembrador, El prepara la tierra, El siembra la semilla y llama obreros para que le ayudemos a cultivar y cosechar, algunas veces tendremos el cien, otras el sesenta y otras el treinta, pero El hará su obra así estemos dormidos o despiertos. Claro que es mejor estar atentos y vigilantes sirviendo al Señor con alegría.

______________________________________

 

3) UNA REALIDAD QUE CLAMA PERDÓN, RECONCILIACIÓN Y LA PAZ

 

La iglesia colombiana junto con organizaciones civiles de diversa procedencia y naturaleza, desde hace 25 años celebra la semana por la paz, durante el mes de septiembre inspirado en la vida y obra de San Pedro Claver cuya fiesta se celebra el 9 de septiembre. San Pedro Claver fue el defensor de los derechos de los negros esclavizados en la época de la colonia. La iglesia lo ha declarado patrono de los derechos humanos. La semana por la paz ha venido ofreciendo información y formación para generar procesos grupales y comunitarios en favor de una cultura de paz con el fin de mitigar los efectos de todas las formas de violencia en nuestro país.

Poco a poco se ha venido tomando conciencia de la necesidad de fortalecer procesos de formación en los que se cultive, especialmente en los niños, niñas, adolescentes y jóvenes la interiorización de los valores de la paz: el valor sagrado de la vida, el auto-cuidado, el respeto, el dialogo, la solidaridad, la aceptación de la diversidad, la justicia, el perdón, la reconciliación, el amor y la paz, entre otros.

A la par con la interiorización y asunción de los valores se invita a generar actitudes de paz que conduzcan a sanar y restaurar las relaciones entre las personas, las familias, las comunidades y en un contexto más amplio, entre los diferentes sectores de la sociedad que han acudido a la violencia para imponer sus ideas o dirimir la conflictividad.

En un país como Colombia históricamente marcado por complejos procesos de violencia y destrucción de la vida y del tejido social, se han logrado 10 procesos de paz con los diferentes grupos alzados en armas: guerrillas y paramilitares, el más reciente entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Farc-Ep en proceso de implementación, luego de 4 años de tormentosas negociaciones – se encuentra en curso los diálogos de paz con el Ejercito de Liberación Nacional ELN –. Sin embargo distinto a lo que se podría pensar, la búsqueda de la paz a través de este proceso no nos ha unido, por el contrario, nos ha dejado más divididos y con una gran urgencia de trabajo comunitario para intentar “no fallar en el intento”. Sin perdón no hay futuro, sin justicia, sin perdón y reconciliación no habrá paz sostenible y duradera.

Para avanzar en esta dirección, necesitamos una educación o formación que lleve a la interiorización de los valores de la paz que genere pensamientos, sentimientos y acciones de paz. En este sentido la idea de hacer “semilleros de paz”, responde a una comprensión pedagógica y espiritual de sembrar la semilla en la tierra buena que son los niños, niñas y jóvenes, sembrar y cultivar en sus cuerpos, sus mentes y en sus corazones, protegerlos y cuidarlos para que crezcan y se fortalezcan en un proceso continuo de acuerdo a su edad y contexto. En la reciente visita a Colombia el Papa Francisco le decía a los jóvenes que “no volaran rastrero, que evitaran el chiquitaje” que volaran alto, aludiendo a la tarea de superar a las viejas y gastadas generaciones empantanadas en las divisiones, odios y venganzas.  E invitando a las nuevas generaciones a soñar y trabajar duro por la construcción de un nuevo país “no se dejen robar la alegría, no se dejen robar la esperanza, que nadie los engañe, que no los ahogue la cizaña”.

Que esta experiencia de los “Semilleros de Paz” haya nacido en la Ciudadela Chairense del municipio de Cartagena del Chaira es muy significativo, no solo, porque este ha sido un lugar emblemático tanto en las tragedias del conflicto armado como en la lucha y resistencia de las víctimas para ser verdaderos supervivientes de esperanza. Además, el Santo Patrono de esta Parroquia es San Pedro Claver, quien ha servido de inspiración para el trabajo de los misioneros de la Consolata desde hace 50 años. No podría existir mejor contexto y lugar para que esta semilla comenzara a germinar. Así lo pensó y lo sintió el P. Rino Dellaidoti cuando junto con unas profesoras lanzaron la iniciativa reuniendo unos 60 niños y niñas de 5 a 13 años para iniciar este camino. Como Jesús que siente compasión y es movido a la misericordia para consolar, sanar y liberar a los afligidos de toda clase de sufrimientos.

Aunque estos niños y niñas asisten en su mayoría a la Escuela, que les ocupa media jornada, el tiempo libre incluyendo los fines de semana, más que un tiempo para compartir con la familia y la sana diversión, se exponen continuamente a flagelos como la drogadicción, la prostitución infantil y la delincuencia. Esto debido a que los padres de familia se concentran en conseguir el sustento diario y no prestan atención suficiente a sus hijos.

Si bien los beneficiarios directos son niños, niñas y adolescentes, el proyecto arropa a las familias y la comunidad, vinculándolas al proceso de manera asertiva y propositiva. En todas partes en donde se adelantan iniciativas a favor de la infancia y la adolescencia el gran reto es que las familias se comprometan ya que sin ellas el trabajo no avanza o es bastante limitado.

______________________________________

4) OBJETIVO GENERAL

 Generar un espacio de encuentro interactivo (lúdico, artístico y espiritual) para que los niños, niñas y adolescentes (NNyA) junto con sus familias interioricen los valores de la cultura de paz (siembra y cultivo) y al mismo tiempo los conviertan en actitudes, comportamientos, pensamientos y acciones (cosecha) para construir nuevos estilos de convivencia basados en el diálogo, el respeto, el perdón, la reconciliación, la justicia y la paz, desarrollando iniciativas para la prevención de la drogadicción, acciones violentas y delincuenciales.

_____________________________

 

5) OBJETIVOS Específicos

  1. Conformar el equipo de acompañantes del Semillero de Paz con personas de la comunidad, abierto a los profesionales de las instituciones, los padres de familia y a los líderes del semillero que van surgiendo.
  2. Convocar y conformar el grupo “semillero de paz” con niños, niñas y garantizando un encuentro semanal preparado con el equipo acompañante.
  3. Articular el proceso de acompañamiento y formación con los diversos programas institucionales encargados de la infancia y juventud (ICBF, Comisaria de Familia, instituciones educativas, entre otras) para que las autoridades locales implementen la política de cuidado y protección de la infancia.
  4. Vincular a los padres de familia para que ellos hagan parte del proceso de acompañamiento y de la implementación del proyecto.
  5. Visibilizar los impactos del proyecto en las comunidades, en las instituciones y en la Parroquia para motivar y promover la participación de la comunidad.

______________________________________

6) RESULTADOS ESPERADOS

  1. Los NNyA han interiorizado los valores de la paz, esto se ha verificado en el seguimiento personal y en la manera cómo ellos afrontan las diferentes situaciones a las que se ve enfrentados. (en el grupo, en la familia, en la calle y en la escuela)
  2. Los niños y sus familias han mejorado las capacidades para resolver a través del dialogo y el respeto sus conflictos. Los padres de familia han entendido el valor de conocer y saber acompañar a sus hijos e hijas.
  3. Los niños y niñas han aprendido a diseñar su proyecto de vida basado en los derechos y deberes a partir del marco normativo colombiano e internacional.
  4. En las comunidades donde se está implementando el proyecto los NNyA junto con sus familias están comprometidas en la promoción del cuidado de la casa común.
  5. Las instituciones locales están articulando la implementación de la política pública de infancia y juventud en articulación con los semilleros de paz.
  6. Contamos con proceso pedagógico de conformación de los semilleros, su plan de formación y desarrollo de actividades por escrito.
  7. Contamos con líderes NNyA que están formados y comprometidos con el desarrollo del proyecto de los semilleros en las comunidades.

______________________________________

7) LA METODOLOGIA

  •  PRIMERA ETAPA – LA CONVOCATORIA
  1. Conformar el grupo de acompañantes del Semillero de Paz. Los docentes y líderes de los grupos pastorales son unos aliados extraordinarios.
  2. La convocatoria: se hace el llamado en las escuelas, en la Parroquia y en los lugares donde habitualmente se reúnen los niños. El promedio es de 30 a 50 niños. Se elabora una ficha de inscripción y pertenencia.
  3. Garantizar por lo menos un encuentro semanal, en algunos lugares el día más indicado es el sábado.
  4. Se deben conseguir unos recursos para los refrigerios, el almuerzo y materiales didácticos básicos necesarios. Posteriormente cuando el proyecto este caminando se puede acceder a financiación local o extranjera.

 

  • SEGUNDA ETAPA – LA PREPARACION DEL TERRENO.
  1. Se genera un espacio de encuentro con las familias de los niños con el fin de lograr acuerdos para su vinculación activa en el desarrollo del proyecto. Claramente se expone la justificación y el objetivo de los semilleros, así como el desarrollo de las actividades.
  2. Se debe elaborar un primer diagnóstico básico de la realidad de los niños, su familia y el entorno que los rodea. Existen varias herramientas metodológicas para hacer un diagnóstico participativo, lo importante es dedicar los dos primeros encuentros a ello y luego se va enriqueciendo en la medida en que se van conociendo los niños y sus familias.
  3. Se establecen prioridades de acuerdo al diagnóstico previo, en temas como el lugar del encuentro, el tipo de temáticas que se deben abordar primero y las actividades pertinentes que respondan a ese contexto.
  4. Se realiza un plan de trabajo con metas, líneas de acción, responsables y cronograma de actividades.

 

  • TERCERA ETAPA – LA SIEMBRA Y EL CUIDADO DEL CULTIVO
  1. La primera siembra es la CONFIANZA que permitirá la acogida mutua y la alegría de estar juntos por parte de todos los que participan en el Semillero, acompañantes, líderes, niños y sus familias.
  2. Se visitan las familias de los niños para conocer de cerca la situación de los niños, sus fortalezas, debilidades y oportunidades.
  3. Cada mes se siembra y se cultiva un valor fundamental para la construcción de la paz. Estos valores se escogen de acuerdo a cada contexto.
  4. La siembra y el cuidado del valor inicia en el espacio de encuentro semanal de manera gradual durante todos los encuentros del mes y en lo posible se debería concluir con una celebración familiar y comunitaria de dicho valor.
  5. En esta etapa es fundamental vincular a los profesionales de las áreas de la psicología, de la recreación y el deporte, de la lúdica, de la salud, de lo jurídico, de lo educativo y religioso espiritual.
  6. Se organizan equipos de trabajo para cada actividad y evento celebrativo mensual o bimensual con el fin de identificar, formar y empoderar los líderes de los niños.

 

  • CUARTA ETAPA – LA COSECHA
  1. Cada mes se recogen los aprendizajes a partir de lo bueno y de los errores, se reconocen los frutos y avances de los niños, sus familias y del entorno comunitario.
  2. La cosecha sea poquita o mucha se celebra a través de ritos y símbolos (una pintura, un canto, una danza, una poesía, un audiovisual, entre otras) algún signo que permita mantener viva la memoria del proceso que se va haciendo.
  3. Cada dos meses se evalúa el proceso, se verifican los avances y las dificultades para ir mejorando y ajustando el proyecto. Esto se realiza con los padres de familia, se socializa y visibiliza para que la comunidad lo conozca y participe.

 ______________________________________

8) TEMAS

  1. Mi cuerpo, mi mente, mi corazón- componente emocional- y mi espíritu “tierra buena para sembrar y cultivar los valores de la paz”. Herramientas: el juego, la danza, la música, el teatro, artes, entre otras.
  2. Mi familia y mi comunidad lugares para construir la paz. Herramientas: Paseos, ollas comunitarias, salidas pedagógicas para reconocer el entorno.
  3. Los valores de la cultura de paz: Conjunto de valores (el dialogo, el respeto, El buen trato, la solidaridad, la no violencia, la justicia, el perdón y la reconciliación) actitudes y comportamientos que reflejan, al interior de la interacción socio-cultural, el respeto por la vida, el ser humano y su dignidad. El cambio cultural a nivel de construcción de paz, es con frecuencia muy lento, por eso las intervenciones requieren de un enfoque generacional.
  4. Jesucristo el Mensajero de la Paz
  5. El buen vivir – espiritualidad plural y ecuménica
  6. Los derechos y deberes de los niños. Marco normativo de acuerdo a la legislación colombiana.
  7. Prevención del abuso, la violencia y la drogadicción
  8. Cuidado y protección de “Nuestra casa común” – educación ecológica – con énfasis en la Amazonia.
  9. El perdón y la reconciliación base fundamental para cultivar la paz

 ________________________________________

 

 9) ACTIVIDADES

  1. Encuentro sabatino: todos los sábados los niños y niñas del Semillero de paz, se reúnen con sus acompañantes de dos a tres horas 5 horas y allí desarrollan las siguientes actividades:
  • Acogida –bienvenida
  • Siembra de los valores para la paz
  • Artísticas – Recreación
  • Cosecha: trabajo en la construcción del símbolo
  • El pan compartido – alimentación
  1. Torneo de microfútbol masculino y femenino durante 4 meses, a desarrollarse los sábados y domingos.
  2. Encuentros para la familia “sembrando los valores de la reconciliación y la paz en familia”
  3. Reuniones del equipo acompañante cada 15 días, para hacer seguimiento, analizar, evaluar y planear el programa.
  4. Festivales de danzas, teatro y artísticas
  5. Campañas del buen trato, de la ternura y de simbolización de la paz en la calle, las escuelas e instituciones locales
  6. Campañas educativas para el cuidado el cuidado de la casa común
  7. Carnaval de la diversidad cultural, esto articulado con las instituciones educativas.
  8. Se consiguen fondos para ofrecer a los niños y acompañantes una sudadera, camiseta y tenis con el logo del Semillero de Paz. Estos se ofrecen en una celebración especial junto con las familias y la comunidad luego de 6 meses como mínimo de ir llevando el proceso.

 

_______________________________________

10) PROGRESIVIDAD Y SOSTENIBILIDAD

 Queremos ir vinculando al sector productivo de la región, a las instituciones municipales encargadas de velar por la niñez y la juventud. De igual manera, se vinculara a los fieles de las Parroquias.

_______________________________________

11) MODELO DE CRONOGRAMA

ACTIVIDAD CUANDO DONDE RESPONSABLE
Encuentros  Sabatinos Sábados de junio a noviembre Sede Semillero de Paz Acompañantes

_______________________________________

12) MAYORES INFORMACIONES:

PARROQUIA SAN PEDRO CLAVER – CARTAGENA DEL CHAIRÁ (CAQUETÁ COLOMBIA)

 Tel: (8) 431-8138

www.consolataandina.org

 

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>