info mision

Reacciones de obispos de Colombia ante el histórico anuncio del cese bilateral

obispos firma paz Monseñor Camilo Castrellón, obispo de Barrancabermeja, celebró el anuncio del Gobierno y dijo que el acuerdo firmado ayer en La Habana indica el fin de las Farc. En un comunicado el prelado afirmó que es un compromiso de todos los colombianos el construir juntos la paz y aseguró que durante las celebraciones eucarísticas se leerá un comunicado que emitió la iglesia católica para invitar a los feligreses para que esta paz nazca en todos los corazones. “El país vive un momento difícil y es urgente desarmar los espíritus y construir todos juntos la reconciliación”, aseveró el prelado.    Descargar documento Por su parte el obispo de la diócesis de Cúcuta, monseñor Víctor Ochoa se mostró optimista por la firma de los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las Farc en La Habana y coincidió con el obispo de Barrancabermeja en que la paz es un compromiso de todos los colombianos. “El compromiso es de todo un país en responder a procesos de reconciliación y de acciones que permitan mejorar el bienestar de los colombianos, por eso hay que apoyarlo y pedir al gobierno su compromiso social con el pueblo colombiano”. “Firmar la paz es consolidar la paz es consolidar situaciones de injusticia de pobreza, de exclusión de los campesinos es trabajar fuertemente para que nuestro país sea un país justo la necesidad de condiciones dignas de vivienda, que el país empiece a pensar no en guerra sino en construir la paz” declaró el prelado. El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve junto a la gobernadora del Valle, Dilian Francisco Toro, y el alcalde de la ciudad, Maurice Armitage, invitaron a los caleños a celebrar en la Plaza de Cayzedo la firma histórica de la paz entre el Gobierno colombiano y el grupo guerrillero. Durante la marcha el arzobispo aseveró que esta firma es el comienzo definitivo de la paz e hizo un llamado a entrelazar las manos en símbolo de reconciliación y perdón, “hoy es un día para que las victimas tengan ese respiro de esperanza y frente a la impotencia que generan los hechos de violencia, acompañar al pueblo colombiano, sin bipartidismo de alguna índole, acompañar la comunidad, la ciudadana y la iglesia en eso se identifica claramente”. Con este encuentro, la Arquidiócesis de Cali continúa apoyando la labor que se ha realizado por la construcción de territorios de reconciliación y paz. “Que viva la paz y florezca el perdón”, afirmó monseñor Darío de Jesús Monsalve, durante su intervención, invitando a toda la comunidad a sumarse al proceso de paz que cambiará la historia de Colombia. De otro lado en el Atlántico el obispo auxiliar de Barranquilla, monseñor Víctor Tamayo, exhortó a todos los colombianos a mantener una actitud positiva frente al acuerdo firmado en La Habana, esto al referirse a quienes están en la oposición. “Yo invito a todos los que están en la oposición para que analicen sus criterios, analicen sus circunstancias y seamos capaces todos de dar un paso generoso a una paz amorosa que necesitamos”, dijo el prelado. “Me alegro mucho. Con una gran esperanza abramos el corazón y la mente para que esta sea una paz duradera, que tengamos una Colombia en paz por muchos años”, subrayó.
FUENTE: CEC

Iglesia saluda acuerdo de cese bilateral

Papa Francisco Paz ColombiaCOMUNICADO DE PRENSA

Ante la decisión de las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC-EP, de firmar el Acuerdo de cese al fuego y de hostilidades, bilateral y definitivo, así como la dejación de las armas, la Conferencia Episcopal de Colombia se permite comunicar a la opinión pública: l. Reconoce este Acuerdo como un acontecimiento histórico para el país, el cual se espera que sea el primer paso para construir la paz tan anhelada por los colombianos, bajo la garantía del respeto de los derechos humanos y la promoción de la justicia en todos los rincones del territorio nacional. 2. Este paso que se está dando es el primero de muchos otros que deben acordarse en la edificación de la paz, entre los miembros de las FARC-EP y el Gobierno, con el fin de reconstruir con esperanza, respetando siempre la institucionalidad, el derecho nacional e internacional, el país que soñamos y queremos. 3. Es necesario que el Gobierno ofrezca a la opinión pública, a través de una pedagogía para la paz, una información suficientemente clara y veraz sobre los Acuerdos, de tal manera que ayude a los colombianos a superar las dudas que han generado temores frente a lo decidido. 4. Ante la dejación de las armas, es perentorio que existan protocolos claros y públicos, que informen sobre el procedimiento para la destrucción de las mismas. De igual forma, que esta destrucción se realice de manera pública. 5. La Iglesia Católica que ha estado al lado de las víctimas durante todo el tiempo de la guerra, también acompaña este momento histórico de Colombia con el propósito de seguir ofreciendo su servicio, para que los gobernantes construyan una Nación que respete la democracia, la libertad y los derechos humanos y favorezcan los procesos de perdón, reconciliación y paz. Los Obispos de Colombia invitamos a todos los colombianos a unirse en una súplica ferviente al Señor Jesús, príncipe de la paz, para que nos regale este don necesario en cada uno de los rincones del país. Asimismo, para que quienes lideran los destinos de Colombia, promuevan y defiendan caminos que dignifiquen a todos los ciudadanos y gesten una sociedad más justa y reconciliada. Confiamos este Acuerdo, y los procesos que siguen, al cuidado y protección de la Virgen de Chiquinquirá, Reina y Patrona de Colombia. + Luis Augusto Castro Quiroga Arzobispo de Tunja Presidente de la Conferencia Episcopal Bogotá, D.C., 23 de junio de 2016

FUENTE: CEC

“La firma de mañana no debe ser sólo un símbolo”, Mons. Castro

mons. castro cubaAnte el anuncio del gobierno nacional sobre la firma del último punto de acuerdo de los diálogos de paz que se adelantan en La Habana, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, arzobispo de Tunja y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, manifestó que dicho acto debe ser un signo para aplicar de forma contundente y no un símbolo para firmar. Manifestó que es un momento importante en la vida del país y que por lo tanto no debe quedarse en una manifestación ambigua. “Se necesita un signo claro donde la mesa dé la seguridad de que efectivamente y no simbólicamente, se van a entregar y destruir las armas públicamente”, manifestó el arzobispo. Monseñor Castro dijo que el país está angustiado por la voces que dicen que la guerrilla puede volver a tomarse las ciudades, por esa razón insistió en que hay que darle la seguridad a los colombianos de que se está hablando de un signo real, que se vean inmediatamente los efectos de este acuerdo para tranquilidad de los colombianos y para que vean que sí se puede apoyar la paz. Por último, el presidente de la Conferencia Episcopal solicitó al gobierno claridad frente a éstos últimos puntos que se están firmando porque son verdaderamente decisivos y espera que se tenga la valentía para cumplir con lo que se firme en la Habana. El prelado viajará mañana a Cuba para acompañar al presidente Juan Manuel Santos
FUENTE: CEC