info mision

FRANCIA: El imán de Normandia llora el asesinato de su amigo el cura

Los musulmanes locales: “Todas nuestras oraciones son para su familia y la comunidad católica”

El sacerdote Jacques Hamel

El Sacerdote Jacques Hamel (Foto Web De La Parroquia)

(ZENIT – Roma).- El presidente del Consejo regional del culto musulmán de la región de Alta Normandía, Mohammed Karabila, encargado de la mezquita de la ciudad de Etienne-du-Rouvray, se definió “horrorizado por la muerte de mi amigo”, el sacerdote Jacques Hamel, este martes en la iglesia. Dos individuos con arma blanca perpetraron el ataque contra la iglesia de la pequeña ciudad de Normandía, realizando una arenga, matando al sacerdote e hiriendo gravemente a otra persona. “Todas nuestras oraciones son para su familia y la comunidad católica” declaró el líder musulmán de la mezquita construida en el año 2000 en un terreno ofrecido por la parroquia católica de la ciudad. Refiriéndose al sacerdote señaló: “Es alguien que dio su vida por los demás. En la mezquita estamos anonadados” añadió. El sacerdote y el imán se conocían bien y habían tenido diversos encuentros, “desde las intervenciones públicas hasta en las salas de fiestas”, dijo. “Nosotros eramos parte de un comité interconfesional fundado hace 18 meses. Nosotros debatíamos sobre religión convivencia juntos”, añadió. Según el periódico Paris-Normadie, uno de los comités se reunió en diciembre del año pasado, en el que participaron unas doscientas personas, creyentes o no, sacerdotes, rabinos, musulmanes, militantes, asociaciones de barrio, reflexionaron sobre la idea de “vivir juntos”. “Hace 18 meses iniciaron a atacar a los civiles y ahora ellos apuntan a los símbolos religiosos y toman como pretexto nuestra religión. Esto no es posible” dijo. FUENTE: ZENIT

Poner nuestra mirada en la Amazonía

Proyecto Panamazónico de la Compañía de Jesús (jesuitas)

Nuestra Casa Común clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla”. panamazonia sjAsí nos interpela el Papa Francisco en los dos primeros números de la Encíclica ‘Laudato Si’. Más adelante, nos hace un importante llamado: “El desafío urgente de proteger nuestra Casa Común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar.  La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra Casa Común” (N° 13). También nos ayuda a tomar conciencia de que “el ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, y no podremos afrontar adecuadamente la degradación ambiental si no prestamos atención a causas que tienen que ver con la degradación humana y social… Hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (N° 48 y 49). Los jesuitas de América Latina y el Caribe hemos hecho una clara opción por la Amazonía. En el PAC (Proyecto Atólico Común) se ha definido una importante línea de acción: “Apoyar la misión de la Compañía de Jesús en la Amazonía y la coordinación de acciones de las Provincias y Regiones que tienen obras y comunidades en ella”. De esta línea de acción ha surgido la propuesta de realizar el PROYECTO PANAMAZÓNICO, que centra su objetivo en que “contribuyamos, de manera articulada, desde lo local y con una mirada global, en la defensa y promoción de la vida, los derechos y los territorios de los pueblos indígenas y de un ambiente sostenible en la región Panamazónica”. Este Proyecto se está realizando dentro de otra importante articulación: con todas las circunscripciones eclesiásticas y comunidades religiosas de la Iglesia Católica de la Región, a través de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM). Esta gran Red ha ido surgiendo con un profundo sentido de esperanza y con un gran deseo de respetar y proteger la vida que se nos ha dado en forma gratuita. Es necesario que todos nosotros pongamos nuestra mirada en la Amazonía, no sólo como un imperativo que surge del llamado del Papa Francisco y de los Provinciales de América Latina y el Caribe, sino como una verdadera manifestación de nuestra sensibilidad por la vida y por el cuidado del más bello regalo que nos ha hecho Dios: la humanidad y la naturaleza. Algunas de nuestras Obras Transversales de la Provincia ya han tomado la iniciativa de ir a visitar la Comunidad jesuita de la CPAL que vive en Leticia (Amazonía Colombiana), con el ánimo de irse vinculando a la propuesta del Proyecto Panamazónico. Hace unos días yo pude ir a Leticia y visitar personalmente a los jesuitas que están llevando adelante este Proyecto. Pude sentir y gustar de cerca los importantes avances que ya se está llevando a cabo; ellos son la confirmación de estar acertando en la realización de la Voluntad de Dios. Quiero invitarlos para que muchos más nos interesemos por este Proyecto, de tal manera que busquemos generar las articulaciones necesarias para avanzar en el trabajo por la defensa de la vida, los derechos y los territorios de los pueblos indígenas y de un ambiente sostenible en esta región. La Amazonía es un territorio clave para el futuro de toda la humanidad. Nuestro compromiso con sus habitantes originarios y con la biodiversidad que allí existe, es una clara manifestación de que nos unimos de corazón a Dios, quien trabaja incansablemente para que la vida sea plena. Carlos E. Correa, S.J. – Provincial Fuente: REPAM

MONGOLIA: La iglesia se prepara para la ordenación del primer sacerdote autóctono

mongolia cristo

Ulaan Baatar – “Pronto tendremos al primer sacerdote nativo de Mongolia: se trata de Joseph Enkh, que será ordenado sacerdote en Ulaanbaatar el 28 de de agosto de 2016, por Su Exc. Mons Wenceslao Padilla, Prefecto Apostólico de Ulaanbaatar. Este evento es particularmente importante para nuestra joven Iglesia, re-fundada en 1992 y que hoy en día ha llegado a más de mil bautizados. La ordenación de un sacerdote nativo estimulará el entusiasmo y el sentido de pertenencia entre los mongoles, a una iglesia que durante mucho tiempo ha sido vista como extranjera”: dice a la Agencia Fides el P. Prosper Mbumba, misionero congoleño en Mongolia, miembro de la Congregación del Inmaculado Corazón de María . MONGOLIA_- primer sacerdoteJoseph Enkh fue ordenado diácono el 11 de diciembre de 2014 en Daejeong , donde recibió su formación inicial, y desde donde regresó a Mongolia el mes de enero pasado. Desde entonces continúa su experiencia pastoral, sirviendo en varias parroquias de Mongolia, donde actualmente hay en total unos 20 misioneros y 50 religiosas de 12 congregaciones, que atienden seis parroquias.El p. Prosper dice a Fides: “Los preparativos para la ordenación están en marcha, en todos los aspectos. Los cristianos rezan mucho por su futuro sacerdote y las parroquias están promoviendo reuniones de catequesis, para ofrecer a las personas una mejor comprensión del ministerio sacerdotal. En todas las iglesias de Mongolia se llevará a cabo una novena de oración en vista de la ordenación. Muchos fieles siguen expresando sus pensamientos y expectativas al futuro sacerdote de forma escrita: escriben cartas para hacerle saber que están orgullosos de su vocación y que confían en su presencia y en su trabajo”. El misionero concluye: “Damos gracias a Dios por este don y por este entusiasmo y rogamos que pueda haber una nueva efusión del Espíritu en esta tierra”.   Fuente: FIDES

Video del Papa: Francisco defiende dignidad de pueblos indígenas

Video del Papa con la intención del mes de julio de 2016

(RV).- La Red Mundial de Oración del Papa publicó la séptima edición del ‘video del Papa’ con la intención de oración universal del mes de julio en la que se pide por los pueblos indígenas, para que se respeten su forma de vida, derechos y tradiciones y para que sus pedidos sean oídos.En el ‘video del Papa’ de julio, Francisco afirma: “Quiero hacerme eco y portavoz de los anhelos más profundos de los pueblos indígenas. Y quiero que unas tu voz a la mía para que de todo corazón pidamos que seanrespetados los pueblos indígenas, amenazados en su identidad y hasta en su misma existencia”. La intención de oración universal es: ”Para que sean respetados lospueblos indígenas amenazados en su identidad y hasta en su misma existencia”. Por su parte, el director internacional de la Red Mundial de Oración del Papa,el padre jesuita Frederic Fornos explicó a Radio Vaticano que “a veces podemos desconocer la riqueza de las culturas indígenas y las amenazas sobre su identidad y existencia misma. Y ahí pueden aparecer el desprecio, las injusticias y el sufrimiento. Pero aunque este desafío parezca lejano, Francisco nos pide abrir los horizontes para descubrir la riqueza cultural de estos pueblos y su cuidado de la Creación, nuestra ‘casa común’. Abramos -añadió- nuestros corazones informándonos y movilizándonos con ellos”. Enlace a la entrevista completa sobre las intenciones de oración del Papa para este mes de julio. (Mercedes De La Torre – Radio Vaticano). Enlace para ver los otros Videos del Papa.
Fuente: Radio Vaticano

Concluye el Concilio Panortodoxo: “Hemos escrito una página de historia”

290 delegados de 10 Iglesias ortodoxas se han reunido en Creta por primera vez en más de mil años de historia

His All Holiness Ecumenical Patriarch Bartholomew at the throne during liturgical services
El Patriarca Bartolomé I (Foto: Nikolaos Manginas – Patriarcado Ecuménico)
Una gran apología del diálogo. Este ha sido el mensaje final del Gran Concilio de las Iglesias ortodoxas. Una exaltación de la importancia del diálogo entre las varias confesiones ortodoxas pero también del diálogo ecuménico con las otras Iglesias cristianas, porque, como ha explicado el patriarca Bartolomé I, “la unidad ortodoxa sirve también a la causa de la unidad de los cristianos”. Así lo indica Radio Vaticano, que además precisa que también el patriarca aseguró que este encuentro ayuda al diálogo interreligioso para tratar de contrastar la explosión de los fundamentalismos y porque es el único camino para una confianza recíproca, paz y reconciliación. Al respecto, el Concilio ha lanzado un fuerte llamamiento a la comunidad internacional para que cumpla todos los esfuerzos posibles para “una resolución de los conflictos armados” en Oriente Medio. El encuentro concluyó el domingo con la celebración de la divina liturgia. “Hemos escrito una página de historia”, dijo el patriarca Bartolomé I. Las Iglesias han decidido convocar un Concilio cada 7/10 año. En en mensaje final también aseguran que “estamos en escucha del dolor, de las angustias y del grito de justicia y de paz de los pueblos”. 290 delegados de 10 Iglesias ortodoxas han realizado 6 documentos y publicado una encíclica y un mensaje final, dirigido al “pueblo ortodoxo y todas las personas de buena voluntad”. Faltó la presencia de las Iglesias de Rusia, Bulgaria, Georgia y Antioquía, que en el último momento decidieron no participar. En el mensaje final se lee que las Iglesias ortodoxas entran en el Tercer Milenio con una actitud nueva y aceptan el desafío de hacer aún permaneciendo fieles a su tradición. Este Concilio –se lee– ha abierto nuestro horizonte hacia el mundo. La Iglesia ortodoxa es sensible a la invocación de paz y justicia de los pueblos del mundo. Y proclama la buena noticia de su salvación, anunciando su gloria y sus maravillas entre todos los pueblos. El Concilio, que se ha celebrado en Creta, comenzó oficialmente el domingo 19 de junio y tuvo su primera sesión el lunes 20 y la última el sábado 25. El encuentro ha contado con la oración del papa Francisco, quien dedicó unas palabras en el ángelus del día 19 en la plaza de San Pedro. “Unámonos a la oración de nuestros hermanos ortodoxos, invocando el Espíritu Santo, para que asista con sus dones a los patriarcas, a los arzobispos y a los obispos que están reunidos en Concilio”, pidió el Santo Padre. Y rezó junto con los presentes un Ave María por esta intención. Se trata de la primera reunión de estas características en más de mil años.
FUENTE: ZENIT

Papa Francisco participa en la Divina Liturgia en la catedral armenio apostólica

Papa celebracion armenia“Que el Espíritu Santo haga de los creyentes un solo corazón y una sola alma; que venga a refundarnos en la unidad”, lo dijo el Papa Francisco en su saludo durante la Divina Liturgia celebrada el último domingo de junio, en la Plaza de San Tiridate de Echmiadzin, sede del catholicós de Armenia. “Que la Iglesia Armenia camine en paz y la comunión entre nosotros sea plena”, exhortó. El Obispo de Roma comenzó su discurso agradeciendo al Señor por esta visita que ha sido “inolvidable” y que tanto había “deseado tanto”. Así mismo agradeció a Karekin II por haberle abierto las puertas de su casa estos días. “Nos hemos encontrado, nos hemos abrazado fraternalmente, hemos rezado juntos y compartido los dones, las esperanzas y las preocupaciones de la Iglesia de Cristo, cuyo corazón oímos latir al unísono, y en la que creemos y sentimos como una”. Una emocionante y solemne ceremonia, en la que el Papa Francisco pidió que “tengamos el oído abierto a las jóvenes generaciones, que anhelan un futuro libre de las divisiones del pasado”. Y en este contexto exhortó a que se difunda de nuevo una luz radiante, la de la fe, una la luz del amor que perdona y reconcilia. Finalmente Papa Francisco pidió a Karekin II, patriarca Supremo y catholicós de todos los armenios, que bendijera –en nombre de Dios- a él, a toda la Iglesia Católica y a la andadura hacia la unidad plena. (MZ-RV) Saludo de Papa Francisco: Santidad; Queridos Obispos; Hermanos y hermanas: Al coronar esta visita, que tanto he deseado, y para mí ya inolvidable, deseo elevar mi agradecimiento al Señor, junto con el gran himno de alabanza y de acción de gracias que sube de este altar. Vuestra Santidad me ha abierto en estos días las puertas de su casa y hemos experimentado «qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos (Sal 133,1). Nos hemos encontrado, nos hemos abrazado fraternalmente, hemos rezado juntos y compartido los dones, las esperanzas y las preocupaciones de la Iglesia de Cristo, cuyo corazón oímos latir al unísono, y en la que creemos y sentimos como una. «Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la esperanza […]. Un Señor, una fe, un bautismo. Un Dios, Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos» (Ef 4,4-6): con gozo podemos hacer verdaderamente nuestras estas palabras del apóstol Pablo. Nos hemos encontrado precisamente en el signo de los santos Apóstoles. Los santos Bartolomé y Tadeo, que proclamaron por primera vez el Evangelio en estas tierras, y los santos Pedro y Pablo, que dieron su vida por el Señor en Roma, y que ahora reinan con Cristo en el cielo, se alegran ciertamente al ver nuestro afecto y nuestra aspiración concreta a la plena comunión. Por todo esto doy gracias al Señor, por vosotros y con vosotros: ¡Park astutsò! (¡Gloria a Dios!). En esta Divina Liturgia, el solemne canto del trisagio se ha elevado al cielo, ensalzando la santidad de Dios; que descienda copiosamente la bendición del Altísimo sobre la tierra por intercesión de la Madre de Dios, de los grandes santos y doctores, de los mártires, sobre todo de tantos mártires que en este lugar habéis canonizados el año pasado. «El Unigénito que vino aquí» bendiga vuestro camino. Que el Espíritu Santo haga de los creyentes un solo corazón y una sola alma; que venga a refundarnos en la unidad. Por eso quisiera invocarlo nuevamente, tomando algunas espléndidas palabras que han entrado en vuestra Liturgia. Ven, Espíritu, Tú, «que con gemidos incesantes eres nuestro intercesor ante el Padre misericordioso, Tú, que velas por los santos y purificas a los pecadores»; infunde en nosotros tu fuego de amor y unidad, y «que este fuego diluya los motivos de nuestro escándalo» (Gregorio de Narek, Libro de las Lamentaciones, 33, 5), ante todo, la falta de unidad entre los discípulos de Cristo. Que la Iglesia Armenia camine en paz, y la comunión entre nosotros sea plena. Que brote en todos un fuerte anhelo de unidad, una unidad que no debe ser «ni sumisión del uno al otro, ni absorción, sino más bien la aceptación de todos los dones que Dios ha dado a cada uno, para manifestar a todo el mundo el gran misterio de la salvación llevada a cabo por Cristo, el Señor, por medio del Espíritu Santo» (Palabras al final de la Divina Liturgia, Iglesia patriarcal de San Jorge, Estambul, 30 noviembre 2014). Acojamos la llamada de los santos, escuchemos la voz de los humildes y los pobres, de tantas víctimas del odio que sufrieron y sacrificaron sus vidas a causa de su fe; tengamos el oído abierto a las jóvenes generaciones, que anhelan un futuro libre de las divisiones del pasado. Que desde este lugar santo se difunda de nuevo una luz radiante; la de la fe, que desde san Gregorio, vuestro padre según el Evangelio, ha iluminado estas tierras, y a ella se una la luz del amor que perdona y reconcilia. Así como los Apóstoles en la mañana de Pascua, no obstante las dudas e incertidumbres, corrieron hasta el lugar de la resurrección atraídos por el amanecer feliz de una nueva esperanza (cf. Jn 20,3-4), así también sigamos nosotros en este santo domingo la llamada de Dios a la comunión plena y apresuremos el paso hacia ella. Y ahora, Santidad, en nombre de Dios te pido que me bendigas, a mí y a la Iglesia Católica, que bendigas esta nuestra andadura hacia la unidad plena. (Fuente: Radio Vaticana)

El Papa llega a Armenia para visita apostólica

RV16978_LancioGrandeEl Papa ha comenzado su viaje apostólico a Armenia en la ciudad casi trimilenaria de Erevan, situada en la parte nordoriental del altiplano que domina el monte Ararat, donde según la tradición se posó el arca de Noe después del diluvio. La capital ha pasado por fases alternas de gloria y degrado, compartiendo la suerte política del país (invasiones árabes y turcas entre los siglos VII y XI, invasión otomana y persa (siglos XV-XVIII), unificación con Rusia en el siglo XIX … En 2001 Armenia celebró un Año Jubilar con motivo del 1700 aniversario del bautismo del país en el que participó san Juan Pablo II, que con motivo de ese aniversario hizo un viaje apostólico del 25 al 27 de septiembre a Yerevan, Etchmiadzin y Khor Virap. A su llegada el Santo Padre fue recibido por el Presidente de la República, Serzh Sargsyan, además del CatholicósArmenio Apostólico Su Santidad Karekin I. También estaban presentes el Patriarca Armenio Católico Su Beatitud Grégorie Pierre XX Ghabroyan y varios obispos armenios apostólicos y católicos, junto a un numeroso grupo de fieles y diversas autoridades locales. Desde el aeropuerto de Yerevan, y siempre acompañado por el Catholicos, Francisco se trasladó en automóvil a la sede apostólica de Etchmiadzin que dista unos doce kilómetros. Etchmiadzin, con 56.000 habitantes, fundada a principios del siglo II se convierte en centro administrativo y religioso de Armenia con la proclamación del cristianismo como religión oficial del país (301-30). Narra la leyenda que la catedral fue construida en el 303 en el lugar indicado por Cristo que se apareció en sueños a san Gregorio el Iluminador; de ahí el nombre “Etchmiadzin” (donde descendió el Unigénito) . La ciudad fue capital de Armenia del siglo II al V y ha sido siempre el corazón de la Iglesia Armenia, en cuanto acoge la sede madre de Etchmiadzin. El Patriarca  Supremo y Catholicós de todos los Armenios es Su Santidad Karekin II, elegido a ese título en 1999. Comprometido en numerosas visitas apostólicas a los fieles de la diáspora armenia, ha intensificado las relaciones ecuménicas con las diversas confesiones cristianas y se ha encontrado en numerosas ocasiones con san Juan Pablo II, Benedicto XVI y con Francisco. En el año 2000 celebró una ceremonia ecuménica con san Juan Pablo II en la basílica de San Pedro que le restiuyó una reliquia de san Gregorio el Iluminador. También participó en la liturgia presidida por el Papa Francisco el 12 de abril de 2015 en ocasión del centenario del “martirio” de un millón y medio de armenios. Karekin ha promovido igualmente las relaciones con los líderes inter-religiosos y con los líderes musulmanes y ha firmado un memorando de entendimiento con la República de Armenia que regula las relaciones entre el Estado y la Iglesia (2000). El Papa y el Catholicos, bajaron de sus respectivos automóviles en las cercanías del Arco de Tiridates – el monarca bautizado por Gregorio el Iluminador- y lo atravesaron en procesión junto a un reducido grupo de dignatarios para entrar en la catedral donde les esperaban un centenar de personas. Llegados al altar del Descendimiento (del Unigénito) besaron la cruz y el libro de los evangelios y se dirigieron al altar mayor donde intercambiaron un abrazo de paz. Después de rezar juntos el Salmo 122, el Catholicóssaludó al Santo Padre que a continuación pronunció su primer discurso en tierra armenia: “Crucé con emoción el umbral de este lugar sagrado, testigo de la historia de vuestro pueblo, centro que irradia su espiritualidad; y considero un don precioso de Dios el poder acercarme al santo altar desde el cual se difunde la luz de Cristo en Armenia –dijo Francisco-  Saludo al Catholicós de Todos los Armenios, Su Santidad Karekin II, a quien le agradezco de corazón la grata invitación a visitar Santa Etchmiadzin, a los arzobispos y a los obispos de la Iglesia Apostólica Armenia, y doy las gracias a todos por la cordial y alegre bienvenida que me han deparado. Gracias, Santidad, por haberme acogido en su casa; este elocuente signo de amor dice, mucho más que las palabras, lo que significa la amistad y la caridad fraterna. “En esta solemne ocasión, doy gracias a Dios por la luz de la fe encendida en vuestra tierra, la fe que confirió a Armenia su identidad peculiar y la hizo mensajera de Cristo entre las naciones. Cristo es vuestra gloria, vuestra luz, el sol que os ha iluminado y dado una nueva vida, que os ha acompañado y sostenido, especialmente en los momentos de mayor prueba. Me inclino ante la misericordia del Señor, que ha querido que Armenia se convirtiese en la primera nación, desde el año 301, en acoger el cristianismo como su religión, en un tiempo en el que todavía arreciaban las persecuciones en el Imperio Romano”. “La fe en Cristo no ha sido para Armenia como un vestido que se puede poner o quitar en función de las circunstancias o conveniencias –subrayó el Pontífice- sino una realidad constitutiva de su propia identidad, un don de gran valor que se debe recibir con alegría, y custodiar con atención y fortaleza, a precio de la misma vida. Como escribió san Juan Pablo II, «Con el “bautismo” de la comunidad armenia, […] nació una identidad nueva del pueblo, que llegaría a ser parte constitutiva e inseparable del mismo ser armenio. Desde entonces ya no será posible pensar que, entre los componentes de esa identidad, no figure la fe en Cristo, como constitutivo esencial». Que el Señor os bendiga por este testimonio luminoso de fe, que muestra de manera ejemplar la poderosa eficacia y fecundidad del bautismo recibido hace más de mil setecientos años con el signo elocuente y santo del martirio, que ha sido un elemento constante en la historia de vuestro pueblo”. El Papa dio gracias al Señor por el camino que la Iglesia católica y la Iglesia Apostólica Armenia han recorrido “a través de un diálogo sincero y fraterno, con el fin de llegar a compartir plenamente la mesa eucarística. Que el Espíritu Santo nos ayude a realizar esa unidad por la cual pidió Nuestro Señor, para que sus discípulos sean uno y el mundo crea. Me es grato recordar aquí el impulso decisivo dado a la intensificación de las relaciones y al fortalecimiento del diálogo entre nuestras dos iglesias en los últimos tiempos por Su Santidad Vasken I y Karekin I, san Juan Pablo II y Benedicto XVI. Entre las etapas particularmente significativas de este compromiso ecuménico, recuerdo la conmemoración de los testigos de la fe del siglo XX, en el contexto del Gran Jubileo del año 2000; la entrega a vuestra Santidad de la reliquia del Padre de la Armenia cristiana, San Gregorio el Iluminador, para la nueva catedral de Ereván; la Declaración Conjunta de Su Santidad Juan Pablo II y de Vuestra Santidad, firmada precisamente aquí, en Santa Etchmiadzin; y las visitas que Vuestra Santidad ha hecho al Vaticano con motivo de grandes eventos y conmemoraciones”. “El mundo, desgraciadamente, está marcado por las divisiones y los conflictos, así como por formas graves de pobreza material y espiritual, incluida la explotación de las personas, incluso de niños y ancianos, y espera de los cristianos un testimonio de mutua estima y cooperación fraterna, que haga brillar ante toda conciencia el poder y la verdad de la resurrección de Cristo. El compromiso paciente y renovado hacia la plena unidad, la intensificación de las iniciativas comunes y la colaboración entre todos los discípulos del Señor con vistas al bien común, son como luz brillante en una noche oscura, y una llamada a vivir también las diferencias en la caridad y en la mutua comprensión. El espíritu ecuménico adquiere un valor ejemplar, incluso fuera de los límites visibles de la comunidad eclesial, y representa para todos una fuerte llamada a componer las divergencias mediante el diálogo y la valorización de lo que une. Esto impide también la instrumentalización y la manipulación de la fe, porque obliga a redescubrir las genuinas raíces, a comunicar, defender y propagar la verdad en el respeto de la dignidad de todo ser humano y con modos que trasparenten la presencia de ese amor y de aquella salvación, que se quiere difundir. Se ofrece de este modo al mundo —que tiene necesidad urgente de ello— un convincente testimonio de que Cristo está vivo y operante, capaz de abrir siempre nuevas vías de reconciliación entre las naciones, las civilizaciones y las religiones. Se confirma y se hace creíble que Dios es amor y misericordia”. “Queridos hermanos –concluyó- cuando nuestro actuar está inspirado y movido por la fuerza del amor de Cristo, crece el conocimiento y la estima recíproca, se crean mejores condiciones para un camino ecuménico fructífero y, al mismo tiempo, se muestra a todas las personas de buena voluntad, y a toda la sociedad, una vía concreta y factible para armonizar los conflictos que desgarran la vida civil y producen divisiones difíciles de sanar. Que Dios todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por intercesión de María Santísima, san Gregorio el Iluminador, «Columna de Luz de la Santa Iglesia de los Armenios», y san Gregorio de Narek, Doctor de la Iglesia, os bendiga a todos y a toda la Nación armenia, y la guarde siempre en la fe que ha recibido de los padres y que gloriosamente ha testimoniado a lo largo de los siglos”. Después de rezar el Padrenuestro y de impartir la bendición, el Santo Padre se trasladó al Palacio Apostólico de Etchmiadzin, residencia del Catholicós Karekin, que alberga al Papa frente a sus propios apartamentos durante su estancia.
Fuente: Radio Vaticano

Comienza en Creta el Concilio Panortodoxo

  Concilio Panortodoxo oficialLo que está ocurriendo en Creta del 20-26 de junio es, por lo que parece, la enésima representación de una división profunda que no consigue desvincularse de problemas históricos. La asamblea de Creta, nacida para reunir en un santo y gran concilio de la Iglesia ortodoxa a los obispos de todas las Iglesias autocéfalas que componen actualmente la Ortodoxia (Patriarcados de Constantinopla, Alejandría, Antioquía, Jerusalén, Moscú, Georgia, Serbia, Rumanía, Bulgaria y las Iglesias de Chipre, Grecia, Polonia, Albania, de Chequia y Eslovaquia, guiadas por un arzobispo o metropolita), deja ver de nuevo la separación entre las Iglesias de tradición bizantina y las de tradición eslava (a excepción de Antioquía). Estas últimas las más importantes numéricamente  de las Iglesias hermanas que se vinculan con Constantinopla y determinadas a hacer valer sus prerrogativas (también políticas) que desde hace siglos contraponen a Moscú y Bizancio. Pero, ¿cómo nació la idea de un concilio panortodoxo? ¿Qué importancia tiene, y cuál es su papel? ¿Quién ha hecho fracasar la iniciativa? La convocatoria del Concilio panortodoxo, según las normas canónicas, compete al Patriarcado ecuménico de Constantinopla, primus inter pares. La preparación de la máxima asamblea ortodoxa comenzó poco después de mediados del siglo pasado y en ello trabajó un Secretariado apostólico con sede en Chambésy (Suiza). A través de numerosas conferencias presinodales y reuniones por parte de distintas comisiones preparatorias, se llegó finalmente a la redacción de un documento compartido. Grandes figuras como Atenágoras y Dimitrios –que ocuparon la cátedra de Constantinopla en el siglo pasado- han trabajado en el proyecto de este concilio, pero el impulso decisivo se ha producido solo recientemente con el Patriarcado de Bartolomé I de Constantinopla. La clave ha sido la institución de un nuevo organismo: la Sinaxis de los primados de las Iglesias ortodoxas autocéfalas. La convocatoria de estas reuniones extraordinarias (iniciadas en 1992) ha dado un impulso decisivo al proceso y ha ofrecido la posibilidad de discutir temas de actualidad o de especial interés intereclesial al máximo nivel de la jerarquía eclesiástica. Precisamente la Sinaxis de 2014 permitió anunciar el Concilio panortodoxo para Pentecostés de 2016. En las Sinaxis del 21-28 de enero pasados se confirmó la decisión y se modificó el lugar de la convocatoria: no ya en Estambul (como estaba previsto), sino en la isla de Creta, en la Academia teológica local, bajo la jurisdicción del Patriarcado ecuménico. También en enero se publicaron los seis documentos preparatorios del Concilio: La misión de la Iglesia ortodoxa en el mundo contemporáneo, La diáspora ortodoxa, La autonomía (de las Iglesias ortodoxas locales) y la modalidad de su proclamación, El sacramento del matrimonio y sus impedimentos, La importancia del ayuno y su observancia hoy y Las relaciones de la Iglesia ortodoxa con el resto del mundo cristiano. De las labores preparatorias se eliminaron tres temas que no tuvieron consenso en la sinaxis: el tema de la autocefalia y su proclamación, los  «dípticos» (el grado de dignidad de las Iglesias ortodoxas) y el calendario litúrgico (la cuestión de la no contemporaneidad entre los calendarios juliano y gregoriano). El sueño de un camino sinodal en la Ortodoxia, manifestado por el patriarca de Constantinopla, parece hoy redimensionado. ¿Qué ha ocurrido? Según se acercaba la fecha de apertura del Concilio panortodoxo, han ido aumentando las tensiones y surgiendo las divergencias. Los más conservadores han criticado fuertemente las aperturas que, según ellos, se contienen en las relaciones publicadas, especialmente en relación con la Iglesia católica. La Iglesia ortodoxa de Georgia, tras haber rechazado el documento sobre el matrimonio, retiró su placettambién al documento sobre el ecumenismo. Después se alejó Bulgaria. Está todavía sin resolver además el conflicto entre el Patriarcado de Jerusalén y el de Antioquía sobre la jurisdicción canónica en Catar (que Antioquía reivindica para sí). El 25 y 26 de mayo pasados se reunió el Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa de Grecia para discutir las correcciones y mejoras a aportar a los documentos preparatorios del gran concilio. Pero también aquí se vieron posiciones contrarias sobre cuestiones sacramentales y sobre las relaciones con otras Iglesias cristianas, la Católica en particular. Dado que los miembros de la Ortodoxia se consideran los únicos custodios de la fe, les parece impropio utilizar para Roma el término de ‘Iglesia’. Más bien, explica el sínodo de Grecia, se pueble hablar de «confesión o, acaso, de comunidad cristiana». ¿Y Moscú? Cirilo no participa, aunque ha enviado un observador especial y un mensaje de saludo a los participantes, dirigido no al Concilio sino a Bartolomé directamente. Moscú ha declinado, según Cirilo, porque «la Iglesia rusa se ha guiado siempre por el principio de no despreciar la voz de ninguna Iglesia local» (refiriéndose a las críticas internas que han surgido tras la publicación del documento de trabajo). Y añade: «Creo en las buenas intenciones del encuentro de Creta, que puede ser un paso importante en la dirección de la disipación de las controversias que se han originado». Para Moscú, no es un santo y gran concilio sino una reunión preparatoria de un gran Sínodo que unirá a todas las Iglesias autocéfalas locales sin excepción. ¿Cuándo? Nadie sabe. Según algunos observadores, la actitud de la Iglesia rusa se debe entender sobre varios frentes. Por una parte la situación en Ucrania, donde hay tres diferentes Iglesias ortodoxas: una bajo la jurisdicción de Moscú, otra bajo la de Kiev y una tercera independiente. Está claro que el conflicto político entre Ucrania y Rusia (que ha desembocado en guerra) ha influido en las relaciones entre estas Iglesias y ha vuelto, por lo menos, embarazoso el sentarse en la misma mesa. Está además la cuestión del primado de honor que Moscú, abiertamente, disputa al Patriarcado de Constantinopla, a veces con dureza. Alexey Svetozarsky, profesor de la Academia Teológica de Moscú, en una entrevista concedida a la agencia rusa Interfax, no ahorra críticas a Bartolomé, a quien califica de «pequeño papa de Oriente». Critica durantemente la apertura ecuménica de Bartolomé. «reo» de haber participado en la entronización del Papa de Roma, de haberse reunido con él en Tierra Santa y Lesbos, y de haber sometido –según sus palabras- la Ortodoxia al Vaticano. El Concilio, en resumen, ha empezado mal y el Patriarcado de Constantinopla no ha querido escuchar las peticiones de suspenderlo o retrasarlo. Desde su punto de vista, lo que se decida y discuta tendrá valor jurídico, precisamente en virtud de camino realizado por todas las Iglesias hasta la promulgación del Santo y Gran Concilio; que es como decir que los ausentes son responsables de aumentar la división interna en la Ortodoxia, que parece haber perdido una nueva e histórica ocasión.
FUENTE: terrasanta.net